MANEJO DE LA FUNCIÓN TIROIDEA DURANTE Y DESPUÉS DEL EMBARAZO ENTRE MUJERES SIN ENFERMEDAD TIROIDEA PREVIA.

En las últimas 3 décadas, el hipotiroidismo subclínico o no diagnosticado durante el embarazo se ha asociado de forma variable con efectos adversos maternales e infantiles en estudios observacionales, sin embargo, en ausencia de una evidencia sólida que demuestre un beneficio de la terapia con levotiroxina para hipotiroidismo subclínico en el embarazo.

Ha surgido confusión acerca de la utilidad de la detección mediante estimulación tiroidea hormonal (TSH) durante el embarazo.
Un desafío común con la detección de TSH es que identifica a muchas mujeres con elevación menor de TSH, específicamente hipotiroidismo subclínico.

Evidencias recientes de grandes ensayos aleatorios controlados de alta calidad (ECA) no han demostrado beneficio para la madre o el niño del tratamiento con levotiroxina en mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico, hipotiroxinemia o presencia de anticuerpos contra la peroxidasa tiroidea.

Cambios conocidos en la fisiología de la tiroides durante el embarazo han generado controversia sobre el límite superior de referencia de TSH en el embarazo.

Específicamente, la gonadotropina coriónica humana es un estimulador del receptor de TSH débil que contribuye a una disminución de TSH después de las 7 semanas de gestación; y el regreso de TSH al embarazo previo varían después de los picos de gonadotropina coriónica humana, alrededor de las 10 a 11 semanas de gestación.
Estudios para establecer rangos de referencia específicos del embarazo, que se realizaron inicialmente en los Estados Unidos y Europa a finales del primer trimestre o temprano en el segundo trimestre, llevó a la recomendación de usar un límite superior de TSH de 2.5 mIU / L en el primer trimestre y 3.0 mIU / L en el segundo y tercer trimestre.

Estudios posteriores en otras poblaciones y más temprano en el embarazo encontraron que estos límites superiores no eran apropiados para todas las etnias y que su uso, especialmente a principios del primer trimestre, podría conducir a una clasificación errónea de hasta el 37% de las mujeres embarazadas como hipotiroidismo subclínico.
Controversias sobre el beneficio del tratamiento con levotiroxina y el límite superior de TSH durante el embarazo, así como.


Los resultados de ECA más nuevos y de alta calidad han contribuido a la discordancia entre las pautas de las sociedades profesionales con respecto a la detección universal, así como la confusión sobre los umbrales de TSH y estado de anticuerpos de peroxidasa tiroidea que debería desencadenar el tratamiento.
Todos estos factores pueden contribuir a una variación sustancial en la práctica clínica.

Es importante destacar que la terapia con hormona tiroidea iniciado durante el embarazo a menudo continúa después del parto, aunque se desconoce el alcance de esta práctica.

Hay una escasez de datos sobre la práctica clínica habitual de pruebas tiroideas y patrones para el inicio de la terapia con hormona tiroidea durante el embarazo y su continuación post parto.

Por lo tanto, nuestro objetivo fue describir el manejo actual de la tiroides.

Pruebas y tratamiento durante el embarazo en mujeres sin enfermedad previa tiroidea antes del embarazo; específicamente, nuestro objetivo era determinar la frecuencia y distribución de pruebas de TSH por edad gestacional, la valores de medición de TSH asociados con el inicio de la terapia hormonal tiroidea y la frecuencia de la continuación posparto de esta después del inicio durante el embarazo.

MÉTODOS:

Realizamos un estudio retrospectivo de cohorte de embarazos en Alberta, Canadá.

Incluimos mujeres sin enfermedad de la tiroides que dio a luz entre octubre de 2014 y septiembre 2017.

Utilizamos datos administrativos de registros médicos, farmacéuticos y de laboratorios.

Nuestros resultados clave fueron pruebas TSH y la iniciación y continuación de la terapia con hormonas tiroideas.

Nosotros calculamos la proporción de embarazos con pruebas de tiroides y la frecuencia de cada prueba específica.

RESULTADOS:  De los 188.490 embarazos incluidos, 111.522 (59,2%) tenían al menos una (1) medición de TSH.

El tiempo para la prueba fue entre las 5 a 6 semanas de gestación.

La terapia con hormona tiroidea fue iniciada a una edad gestacional de la 7 semana (rango intercuartil 5-12).
Entre mujeres con primeras mediciones de TSH entre 4.01 a 9.99 mIU / L que fueron no tratado de inmediato, la repetición de la prueba de TSH fue de 4.00 mUI / L o menos en el 67,9% de los embarazos.

Hormona tiroidea se continuó después del parto para 44.6% de las mujeres que comenzaron la terapia durante su embarazo

CONCLUSIÓN:

Patrones actuales de práctica para pruebas y manejo de TSH puede contribuir al sobrediagnóstico y el sobretratamiento de las mujeres durante el embarazo y después del parto.

Guías de práctica clínica son necesarios para dar a los médicos un enfoque gradual, basado en la mejor evidencia existente, para decidir las pruebas de TSH y cuándo debería ocurrir.

También se necesita orientación sobre cuándo es apropiado iniciar el tratamiento en el embarazo y continuar el tratamiento en el posparto.

NOTA: este estudio tiene sus limitaciones (leer en original).


Traducido por:
Dr. Juvencio Besson
Director Científico SOCOMEG

Bibliografía:

Yamamoto JM, Metacalf A, Nerenberg KA, Khurana R, Chin A, Donovan LE. Thyroid function testing and management during and after pregnancy among women without thyroid disease before pregnancy. CMAJ 2020 June 1;192: E596-602. DOI:10.1503/cmaj.19166.

La Sociedad Colombiana de Médicos Generales Recolecta Algunos de Sus Datos Para Mejorar La Experiencia de Usuario politica de usuarios , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies